lunes, 2 de julio de 2007

De todo menos cenar

La semana pasada, con la excusa de una cena de profesores del curso de primer nivel, tuve la suerte de poder sentarme a la misma mesa con un ramillete de lo mejor que hay entrenando por aquí. Timi, Oscar Lata, Juan Botana, Jorge Iglesias y este que habla pudimos comprobar que comemos más rápido pinchos de lo que son capaces de hacer en Lizarran. (que no está mal el sitio, oye) con la gracia, y contando historias del balón de lo más variopinto, uno durmió sólo 4 horitas ese día. Echamos en falta a mucha gente. Fer Buendía, ese doble agente árbitro-entrenador (gran papel el tuyo con la coruñesa, tio), Jorge Mosquera (atendendo a tenda, que dice el refrán), Cotelo....

Nos quedaron claras muchas cosas. Una primera, somos más viejos de lo que creemos. Otra, esto ya es vicio, no afición.
Otra más. Ya no quedan chavales dispuestos a perder tiempo y dinero como nosotros lo hicimos con esto de entrenar, o al menos, nosotros conocemos pocos. (Que tipico discurso de abuelo cebolleta, ahora que me doy cuenta)

Pero la más importante es el montón de cosas en las que estamos de acuerdo sobre la organización de nuestro baloncesto, lo obtusos que son algunos de nuestros dirigentes y lo poco que aciertan al mando de la nave.
Una pregunta en el aire. Si unos cuantos entrenadores con algo de experiencia son capaces de llegar a un montón de acuerdos en un par de horas, ¿Por que nuestros dirigentes federativos no son capaces de escuchar a su baloncesto, y llegar a esas mismas conclusiones?.

Hasta 68 enmiendas se presentan a la nueva normativa de la FEGABA para la próxima asamblea, en horario de "after hours" por cierto. Y me consta que muchos no han presentado más porque les parecía excesivo. 68 enmiendas parece como reescribir el anteproyecto. Muchas de ellas tienen un denominador común: La FEGABA quiere ganar la credibilidad por la cartera. Asume que la seriedad se gana flagelando a los clubes que son , a fin de cuentas, quienes la financian. Y no mal, por cierto. Pero pide una profesionalidad que no da. Si uno revisa los foros que por ahí circulan y es capaz de separar posts inútiles verá verdades como puños. La FEGABA (y su hermana por gemación, la FCB) exigen, por poner un ejemplo, unas condiciones leoninas para la organización de cualquier evento. Marcador, marcador suplente, ambulancia, tableros suplentes, personal a pie de pista...pero a la hora de organizar ella misma ese evento, roza el esperpento. Y si no, echemos un vistazo al último campeonato de selecciones zonales mini, sin marcador, sin información de ningún tipo sobre las plantillas y los horarios, sin casi personal a pie de pista...o las finales mini en el Sar, con la misma decoración, pero encima, con un solo árbitro.

En el nuevo proyecto de competición, la FEGABA quiere cobrar hasta por cambios de horario justificados. Pero no recuerda que sus propios torneos de selecciones bailaron de sede hasta una semana antes. ¿Tendrá entonces pagar la FEGABA una sanción de vuelta a .. quien? . Su justificación (problemas de comedor) parece muy loable, pero en el caso de un Club, no le hubiese librado de una pedazo de multa.

No paran ahí los sinsentidos del gabinete del Sr. Micó. Se plantea una subida de los arbitrajes del 20%, aproximadamente. ¿Alguno conoce alguna tarifa que ascienda así en un año?. Pocas suben más que el IPC. ¿Vamos a subir nosotros en los clubes un 20% las cuotas? Creo que no. ¿Van a subir los patrocinadores un 20% su aportación a los clubes? Me temo que tampoco. Y un inciso: En la busqueda de patrocinadores, hasta las federaciones compiten ahora con los clubes. ¿Es un 20% mejor el producto ofrecido (el arbitraje) de lo que era el año pasado ? me temo que tampoco. ¿Cual es pues, la justificación a esa subida? No la hay, o al menos, yo no la encuentro...
Además, aparecen nuevas tarifas para casi todo, incluyendo esa fantasmagórica gestión "de cesion de derechos" creo recordar que así se llama. Pero, ¿quien protege a los clubes de los errores de gestión de la FEGABA? Que le pregunten a Maristas sobre lo que le ocurrió al llegar a jugar la fase de ascenso, y cómo allí tuvieron que hacer ( y de favor ) gestiones que se suponía la FEGABA debía haber hecho con antelación. Es decir, Maristas, como Club, paga sus derechos a su federación, pero luego, tiene que rehacer ese trabajo. ¿Atisbo de indemnización? Ninguno.
Conozco bastante como se las gasta la FEGABA en su gestión interna, y cómo se gestionan ahí viajes, horarios y demás pero como ya no pertenezco como empleado a esa casa, y lo que tuve que decir fue redactado en la carta de dimisión que entregué al presidente, no removeré aquí más ese tema.

Tampoco quiero personalizar en lo sufrido por Santo Domingo en su momento, que fue bastante. Pequeñas multas, ninguna significativa, por enormes estupideces y a veces, por errores en la redacción de un acta. Errores no imputables al Club, pero que paga el Club. En resumidas cuentas, la FEGABA, nuestra Federación, que pagamos y conformamos todos, parece ser más bien una suerte de organismo recaudador más que gestor. Y exige el que paga, no el que cobra.

Esperemos acontecimientos de la próxima asamblea. Creo que tiene una gran importancia para saber si nuestro baloncesto puede avanzar, estancarse...o caer en picado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja aqui tu comentario, a menos que vayas a poner algo como insultar, o decir chorradas, porque lo quitare. Asi ni pasas el trabajo tu, ni yo.