jueves, 19 de junio de 2008

My way




Como muchos ya sabéis, hoy a las 8 en el hotel atlántico tiene lugar la reunión de Clubes de fin de temporada. Como es un secreto a voces, se escenificará el adiós de nuestro delegado, Jose Antonio Martínez Arias, que deja el cargo por motivos de salud.
Han sido 6 años que han hecho que en la coruñesa entrase y saliese gente como de una teleserie. La llegada de Jose Antonio, como es sabido por todos, propició al poco tiempo el desencuentro y la marcha del que firma, de Jorge Iglesias como director técnico, de Fernando Buendía como director del colegio de árbitros, y de muchos otros. Vinieron luego una serie de nombramientos de personas más próximas a José Antonio, nombramientos que en la mayoría de los casos tuvieron un final funesto por distintos motivos.

Es verdad que Jose Antonio, en estos años, ha conseguido algunas cosas.Convenios de mecenazgo, mejora de la "imagen institucional" de la federación, más seriedad en todos los procedimientos, y como colofón, la copa Diputación, todo un éxito.

El peaje ha sido muy elevado. Se ha conseguido que mientras la federación mejoraba sus relaciones institucionales, era invitada e invitada a ágapes y actos varios, se fuese alejando de quien en realidad es, los clubes. No tanto de los clubes grandes, con los que siempre se guardo una política y cercana relación, como de los pequeños, de los clubes de colegio, de los clubes no profesionales. Jose Antonio progresivamente iba alejándose de quienes no eran al menos ligeramente contemporáneos a él hasta llegar a convertirse en "ese señor mayor de la federacion que tiene cara de mal humor" como me lo definió a mi un joven entrenador en un curso de iniciación (de cuando yo daba impartía clase en esos cursos).

Su intento de dotar de profesionalidad a una institución tan pequeña como la coruñesa provocó un progresivo anquilosamiento de la misma. (Como en su día discutí con Jorge L. Mosquera, "Vamos camino de ser un ministerio").Ya no se llamaba por teléfono, se enviaban "saludas". No se entregaban trofeos al finalizar una copa infantil, pero sí se preparaban insignias para repartir a troche y moche a fin de temporada. Se organizaba una final infantil sin medios, sin balones, y con árbitros inexpertos sin tutela de ningún tipo, pero se pedía a los clubes interesados en organizar una fase de ascenso poco menos que requisitos para organizar una copa del rey (Prensa, policía, ambulancias, tableros de repuesto...)
Se entregaba un trofeo al mejor jugador de 1970,con preceptivo pincho y conteo de batallitas en blanco y negro, pero no se entregaban unas medallitas a unos cativos de baloncesto escolar.
Llegamos a ir a un campeonato de selecciones con ropa prestada, pero ese mismo año nos gastamos una cantidad indecente de dinero en un ágape homenaje a esas mismas selecciones, con pincho incorporado (otra vez, y como alguien dijo en un comentario de este foro, como si fuésemos una franquicia de lizarrán).
Fanny Garrido 2ºI pasó de ser un lugar de encuentro donde todo el mundo se sentía como en casa a ser una institución donde casi había que pedir permiso para estar. Lejos de ser una persona afable y de trato próximo, muchos de los que allí acudían eran esquivos a la presencia de Jose Antonio, que tampoco huía de tal condición.

Dije una vez que no era yo el que tenía que decir en qué gastaba sus fondos la delegación. Jamás estuve de acuerdo en la filosofía del gasto, porque creo que antes de reformar el salón, hay que arreglar las cañerías.
Bien es cierto, lo olvide citar, que esa misma filosofía desembocó en conseguir un nuevo local, que finalmente no llegará a estrenar. Al César lo que es del César.

No entraré a comentar el "estilo" desarrollado durante estos seis años, que distó mucho de ser lo que ahora denominan "talante". Aunque cada persona es un mundo y es como és, también es cierto que si se ocupa un cargo de representación uno debe, usando un término que a muchos les sonará, "dulcificar" ese estilo para ser más próximo a todos.

Como colofón, este terrible último año tan difícil para todos. Del primero al último hemos sufrido mil y un problemas de todo tipo. Ha habido fallecimientos que han herido a personas muy próximas a todos nosotros, y la crisis del baloncesto escolar a punto estuvo de costar muy cara (si no lo va costar aún) a muchos.
Hubo que luchar con toda esa fauna con la que hay que pelear en este mundillo, y, en el caso de Jose Antonio, con un presidente de la Gallega que lo utilizó para sus fines (muchos coinicidimos en pensar eso) y que (ya he hablado largo y tendido de ello) pasa bastante de lo que ocurre por aquí. En próximas entradas hablaré de la asamblea de la gallega que está por venir.

Ahora que cito el problema del baloncesto escolar, que yo creo sinceramente es el escándalo más grave en la historia moderna del baloncesto base en Coruña, recordaré tambien que esa crisis nació y murió (o cerró en falso) huérfana, pero también deja huérfanos por el camino. A día de hoy, tras meses de conflicto, seguimos sin saber no ya quién o quiénes fueron los culpables, sino si ésto se volverá a repetir.

Y tampoco me he olvidado de aquel cristo con la "u30", una inconcebible cabezonería de Jose Antonio, prólogo de todo lo que estaba por venir.

En su día Jose Antonio aseguró que en ningun momento aquellos días de principio de temporada antepuso criterios personales al bien común. (Vamos, el famoso y español ¡por mis cojones!) Hay que entender que dada su palabra, eso es cierto, aunque para todos siempre planeó la sospecha conocido su fuerte carácter.

En fin, todo eso es ya pasado. En su día, en la reunión de baloncesto escolar, dije a Jose Antonio que no se trataba de una moción de censura contra su gestión. De existir esa censura, debería ser hoy. Pero Jose Antonio no va a seguir, y es ya historia viva del baloncesto coruñés, así que no ha lugar a moción de censura alguna. Desde aquí la bienvenida a su sucesor, toda la suerte del mundo y los preceptivos 100 dias....

Una cosa tengo segura. Cierto día, mi amigo y presidente me dijo que Jose Antonio y yo no somos tan distintos. Me cabreé un poquito con él, pero con el paso del tiempo una cosa tengo segura. Hay algo en que nos parecemos. Jose Antonio, pese a todas las presiones, ha "gobernado" estos seis años haciendo siempre lo que ha querido, a su manera y nadie ha conseguido manipularlo. (Lamentablemente, creo yo, para mal, pero eso es otra historia). Vamos, "my way"....

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja aqui tu comentario, a menos que vayas a poner algo como insultar, o decir chorradas, porque lo quitare. Asi ni pasas el trabajo tu, ni yo.