viernes, 3 de octubre de 2008

Don't you forget about me...


A principios de semana leía una reflexión en el blog "batallitas del abuelo" sobre la precocidad en el baloncesto y a colación anotaba un comentario por una conversación mantenida con unos amigos. Para no reproducir todo, cito aquí el enlace:
http://www.sabinero.com/content/view/58/
con mi comentario acerca del tema.
Precisamente hoy en el marca, (raro es) leo un artículo muy interesante y que debería ser lectura de cabecera para muchos de los jóvenes jugadores de nuestro entorno. Es este
http://www.marca.com/edicion/marca/baloncesto/es/desarrollo/1171457.html
Fíjense ustedes, que diría García, lo conmovedor del asunto. Un ex-olímpico (Yebra), y un "junior de oro" (Suli) en el paro más absoluto. Tremendo es el caso de Yebra, con el Lliria de EBA, que tampoco le contrata, o eso parece. Tampoco esta de mas recordar que Lliria estuvo en ACB no hace tanto (Ferrys Lliria) y hace menos, en LEB (SEDESA Lliria) y ahora esta en la EBA...con suerte.
Sería interesante saber cuántos esfuerzos han dedicado estos jugadores ( y muchos otros ) a su preparación deportiva, cuántas horas, cuántos entrenamientos, cuántas horas de estudio perdidas, cuantos no presentados en la universidad que nunca se acabo, cuantas convocatorias perdidas y favores pedidos en despachos de facultad, para ahora nadar en el proceloso mar de la incertidumbre....contra el tremendo paso del tiempo, impenitente.
Hace varios meses, discutía yo con un joven entrenador sobre las posibilidades de un joven jugador de Coruña, que si tiene futuro en esto, que si no. ¿Qué mas futuro puede ser el que tenga un tipo de 2 metros que viene de jugar una olimpiada, o un negrito de otros 2 campeón del mundo? Pues no parece que tanto.
Asi que a todos los entrenadores jóvenes con la cabeza con algún otro pájaro, y poco mundo visto, como diría el puma, aqui les dejo mi canción. No pierdan la perspectiva. Ricky Rubio, hay uno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja aqui tu comentario, a menos que vayas a poner algo como insultar, o decir chorradas, porque lo quitare. Asi ni pasas el trabajo tu, ni yo.