martes, 30 de diciembre de 2008

No me toques el pito, que me irrito.





Titulo de la famosa película 'S' de los ochenta donde media España se ponía tontorrona viendo teta. Que nadie se confunda....
Llevamos un año espectacular en cuanto a pillar trolas en pocos meses. Si primero a nuestro presidente se le veía el plumero a la distancia de junio a diciembre, ahora se le ve a más de un trencilla que parecía que le habían mentado a la madre cuando uno comentaba lo evidente y que pudimos ver todos por la tele. (Si alguien quiere recordarlo, está
aqui
Resulta hasta cansino que tenga que ser un propio árbitro el que abra la boca para que se le haga caso, cuando todos los entrenadores del mundo mundial están cansados de ver cosas parecidas a esta. Que si en la ACB hace pasos todo Dios en los reversos y en cadetes no te pasan ni uno, que si depende quién las faltas se pitan o no, que se yo.




Bueno, pues cada vez que abres la boca con un comentario de estos, no faltan árbitros erróneamente corporativistas que desmienten lo evidente y confunden la crítica con el ataque. A un entrenador se le puede criticar (y se hace) sin piedad, que si siente a fulanito, como dice aquel gran artículo de Aito, o no lo siente, que si se equivoco en tal o cual defensa, o si directamente "no tiene ni puta idea", un manido recurso.
Pero cuando un entrenador comenta lo evidente (manías, filias, fobias, defectos, virtudes, errores técnicos o simplemente, un mal día) de un árbitro se le pone a pan pedir, lo cual es un error. Dotar a cualquiera de los que rodea este juego del falso velo de la infalibilidad es llevarlo al camino de la perdición, porque como en toda actividad, uno que pita es susceptible de hacerlo mejor o peor, de tener o no tener un mal día, de tener sus filias o sus fobias y hacer que se vean más o menos dependiendo de su sangre fría, como un entrenador puede tenerlas hacia un jugador.
Si bien es terriblemente difícil la labor arbitral, y parece que hay que reconocerlo todos los días, en ningún lado se dice que entrenar un equipo, sostenerlo, sacarlo adelante, sortear los problemas de toda índole, o en casos, ayudar en problemas personales a un adolescente y contribuir a su educación, sea fácil. Pues parece que sí, a tenor de lo que hay que oir continuamente.
Hace unos meses, asistí a una conversación entre un presidente y un árbitro sobre esta polémica de los juegos olímpicos, y el árbitro, aparte de negar lo evidente, esgrimía como argumento el "y tu más" ("España no perdió por esos pasos"). Puede ser y entra dentro del terreno de la especulación. Pero en el argumento defensivo está la inculpación....haberlos, los hubo....

PD: Si alguien pensaba por aquello del pito que iba a utilizar mi blog para un ataque personal a un arbitro por una desavenencia en un partido cadete, es que no me conoce...

PD2: Dice Arteaga que "por las mañanas en las reuniones la tia esta no decía nada"...como para hablar sabiendo como nos las gastamos por esos círculos....

1 comentario:

  1. ufff, que mítica pelicula, de esas que encontrabas en el video club coruña al fondo justo al lado de la porky´s 3,xDD

    ResponderEliminar

Deja aqui tu comentario, a menos que vayas a poner algo como insultar, o decir chorradas, porque lo quitare. Asi ni pasas el trabajo tu, ni yo.