viernes, 19 de febrero de 2010

El presidente que soñaba con bidones de gasolina, el niño del chandal a rayas y un neozelandés muy grande.Parte 1.El motín del Caine.



Los mas talluditos que lean este blog recordarán como, hace años, Galicia era conocida en España porque Miguel Cancio corria en pelotas delante de una señora armada con un arado por la playa del castro de Baroña. Se terminaba el puente de Rande y pensábamos que, aunque aún no teníamos forma de llegar a Madrid antes de 8 horas porque aquí no había Autovia ni tren ni la madre que las parió, por lo menos dejaríamos de ser la esquina paleta de España. La autopista no fue la navallada que iba a dividir Galicia, ni las vacas abortaban espontáneamente por la rapidez de los coches al pasar la A9.
El cura de As Encrobas peleaba por sus vecinos y Siniestro total cantaba 'Miña Terra Galega'. Mas o menos por entonces, al Obradoiro le robaban vilmente haciendo trampas y era ninguneado por el mero hecho de ser tontos de pueblo.



Nadie ha pagado por ello, ningun cargo de la FEB, auténtica comadreja en aquel asunto, ni la emergente ACB, ha dicho esta boca es mia y como romanos al pie de la cruz callan y miran para otro lado. Eso daría no para un blog, para un libro, demostración de que este nuestro por ahora país es un sainete de humor negro.

En fin. Eso ya es historia difícilmente explicable. El que escribe estas líneas vio su primer partido de baloncesto profesional a la tierna edad de 11 años en el antiguo sar, al que se accedía por infames corredoiras, de la mano de mi primo Carlitos, mayor que yo y que por tanto me llevaba (Carlitos Souto, 13 años, arbitro que nunca pitaras en ACB, los dos sabemos por que).Aquel dia vi como Mario Iglesias hacia 30 caracoles al Lagisa Gijon, y eso que no se habia inventado la línea de tres. Sali de alli como un iluminado sale de un viaje astral, y hasta hoy.

Por eso me duele tanto todo el sainete de los últimos días. Sainete que me devuelve a los tiempos de Cancio, de As Encrobas, de las autovías nunca presentes, de los planes de desarrollo y más recientemente,de Prestiges, de planes Galicia, del AVE que no llega y las promesas incumplidas por ministras bocazas....Maleni no solo es un nombre de tango, para Galicia es una chirigota.

Por todo esto Galicia vuelve a ser vista por fuera como una esquina verde, fria y habitada por paletos testarudos, que morirán ahogados en sus propios vómitos como un rockero anticuado. Me jode que ese espíritu artificialmente y por obra y Gracia del 'Chacobeo' creado en dos días, pero que pude vivir de nuevo en el Sar, se pudra siguiendo aquel axioma 'entre todos juntos la matamos, ella sola se murió'. Me duele que un equipo artificial, pero creado con tacto y cuidado, intentando la imposible tarea de representar a toda galicia, lo estuviese logrando y ahora lo haya tirado todo por la borda, volviendo a los tiempos del nunca mais y demas historias para no dormir.

El obra se va para el carallo y lo peor es que todas las partes implicadas tienen su parte de razón y yo, desde la distancia, las entiendo y veo como el petrolero embarranca mientras discutimos si lo llevamos a Corcubion o remontamos el tambre. Docobo, Astronomo de profesion, lleva 20 años en un barco fantasma viendo como (estricto senso) sus compañeros naufragos se morían sin esperanza alguna de ser rescatados. Durante estos años, ni Federaciones, ni ACB's, ni institución alguna movio un músculo por el Obra, y fue solo la resolución de una justicia ridícula por sus plazos la que llevo el barco a la tierra prometida cuando ya solo quedaban tres marineros. Y ahora, se hace muy duro ver que ya no puedes llevar el barco reflotado como hace años. El holandés errante tiene nuevos motores, navegacion gps y tirpulación joven y nueva, y el astrolabio de Docobo no es suficiente. Y para el capitan y los suyos, cual tripulacion del Enterprise, los modales del nuevo teniente no se ajustan al plan.

Miguel, que en la epoca del naufragio era un prometedor alero, sabe que el barco nuevo tiene graves problemas de flotabilidad y la vieja tripulación no sabe verlos, y lo que quiere es que no se hunda. La navegación es difícil y la tripulación nueva y la antigua no se pueden entender, y eso es algo que ya se intuyó desde el principio. Es estéril pensar en un único culpable, porque aunque el capitán del Caine parezca un loco que quiere quemar la nave, no habria nave en estos años sin que el la guiara como lo hizo. Pero sus cartas, capitán, no valen para este navío, porque a este Multiusos ya no se va por corredoiras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja aqui tu comentario, a menos que vayas a poner algo como insultar, o decir chorradas, porque lo quitare. Asi ni pasas el trabajo tu, ni yo.