lunes, 25 de noviembre de 2013

Ley y orden.

 

La verdad es que uno ya esta algo cansado de este tipo de historias. Más que nada porque no hablamos de marcianos, no hablamos de seres alienígenas que ocupan una casta especial por descender de platillos volantes. Hablamos de fulanos que rigen el deporte que afecta a nuestros hijos, algo mucho más importante que un balón de oro o si me apuran de una comilona en el asador a cuenta del erario público. A ese punto de tolerancia estúpida hemos llegado.
La sonriente niña de la foto, extraída de este artículo  se llama María y entrena (que no juega, o al menos, hasta la fecha no había debutado) en un modesto equipo de Totana, Murcia. Uno de estos Clubes a donde nunca llegará el método.
Para los no iniciados, esta niña es infantil, y en Totana, no hay niñas suficientes que jueguen al basket para hacer un equipo. Asi que ella entrena con los infas del pueblo, y según relato de su entrenador, con un compromiso ejemplar, a pesar de no poder jugar ni un minuto.
¿Por qué? pues porque la normativa legal vigente impide que los equipos sean mixtos en esa categoría. Al menos la normativa de la Federación de Baloncesto de Murcia, que bonita eres. Inflexibles, férreos, inasquibles al desaliento. Textualmente, D. Fulgencio, secretario mayor del reino, así lo asegura:
"“Es chica y no puede jugar con chicos a partir de infantil”, sentencia Fulgencio Madrid, secretario general de una Federación Murciana de Baloncesto que no contempla cambiar la norma “porque ya ha empezado la competición”. Son inflexibles en esto. “Así no se fomenta el baloncesto femenino”
Hace bien D. Fulgencio en puntualizar, no sea que por esto de ser niña, se me echen encima feministas enfurecidas, o, vaya usted a saber, se le encadenen unas ucranianas en tetas del Femem al coche cuando vaya a salir del carrefour.  
 De nada ha servido que el club pague el seguro médico de la chica por su cuenta. De nada ha servido que el Club acepte que el equipo pierda los partidos por alineación indebida, con tal de jugar. No. El equilibrio cósmico de la fuerza no debe romperse. La Federación, garante de las libertades en la lucha contra el mal, no cejará en su esfuerzo porque la ley se cumpla "puesto que la competición ya ha empezado", como orgulloso, asegura el Sr. Secretario. La ley le ampara. La LEY.
María acabará jugando. Pero no porque a la Federación de Murcia o a su democráticamente elegido presidente se le quebrante su voluntad de cumplidor de la ley. María acabará jugando porque ante el revuelo formado que en Totana han montado por esta cafrada, Mr President probablmente se la envainará, no vaya a ser que pronto sea año electoral y esta coña me salga cara. Que el que se mueve, no sale en la foto, y las plazas para ir de moka en las U20, U19, y demás en verano, van caras.
No es el hecho de que María acabe jugando lo que me hace escribir estas líneas, porque poco o nada puedo hacer yo que no hayan hecho en Totana. Me llama más la atención una serie de detallitos sin importancia.
"Les han explicado un caso similar que la Federación Andaluza ha permitido y Carlos Sainz, presidente de la Federación de Baloncesto de Castilla y León subraya que ellos han “autorizado a una chica a jugar en el senior masculino”. Es en el Triple Gancho y “ha contado con el beneplácito de todos los equipos”."
D. Fulgencio, fíjese usted. Años acudiendo a las comisiones delegadas, para esto. Mire que amigos puede tener el Sr. Presidente, que a la primera de cambio le dan el beso de Judas en el Marca, no en cualquier lado, eh, en el Marca, y le dejan a los pies de los caballos.

Estas mismas Federaciones que se muestran como muros de hormigón ante cualquier petición que no interese, esas mismas, en cinco minutitos, oiga, reinterpretan una normativa si hace falta, la estiran, pulen, friegan, abrillantan y dan esplendor para que en el campeonato de España las alineaciones parezcan de la Copa Africa sin sonrojo ninguno. Esas mismas Federaciones que no dejan jugar a una niña aunque su equipo pierda todos los partidos por 20-0, utilizan por ejemplo el caballo de troya de una falsa integración de inmigrantes que no lo son más que por unos meses para que luego mis infas queden mejor cuartos que sextos o septimos en el campeonato. Que hay que fardar en la Asamblea. Que mola.

Para eso aplicamos aquella de butanito, "la grandeza de la ley, radica en su flexibilidad". Y tanta.Me pregunto que ocurriría si el problema de María no fuesen sus cromosomas, si no hubiese nacido en Totana y sus padres la hubiesen apuntado al equipo de Baloncesto, y en su lugar, un agente la hubiese traído en volandas desde la "Casa España" en Dakar. Pero es solo una pregunta malintencionada. Como tantas otras veces.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja aqui tu comentario, a menos que vayas a poner algo como insultar, o decir chorradas, porque lo quitare. Asi ni pasas el trabajo tu, ni yo.